Escapada romántica a la Costa Brava

La Costa Brava es una de las mejores regiones españolas para realizar una escapada romántica o con amigos. Te contamos a dónde y cómo.

La Costa Brava es toda la zona que recorre la costa gerundesa desde la localidad de Blanes, situada al norte de Barcelona, hasta Portbou, ya en la frontera con Francia.

Se trata de una región tranquila que mezcla con encanto la calma del mar Mediterráneo y la naturaleza abrupta de las montañas del Ampurdán, una combinación que rezuma romanticismo, una costa de pueblos pesqueros, salpicada de preciosas y coquetas calas y unos atardeceres de ensueño.

Alquilar un barco en la Costa Brava es una opción romántica para conocer la región en profundidad. Un viaje que escapa del bullicio, sin prisas, para disfrutar de tu pareja, de su compañía y de unos lugares en los que respirar hondo y sentir la vida de otra manera.

Qué ver en la Costa Brava

Cadaqués

El nombre de Cadaqués siempre permanecerá ligado al del genio surrealista Salvador Dalí, algo en cierto modo injusto, puesto que su belleza va más allá de haber sido el lugar de residencia del excéntrico artista.

El “cabo de rocas” es un pueblo de casas y edificios blancos amontonados en la orilla del mar. La iglesia gótica de Santa María, lugar en el que se celebra el Festival Internacional de Música de Cadaqués, es su punto de interés más característico, junto con el castillo de San Jaime y con la Casa Museo Salvador Dalí.

Cabo de Creus

Tras alquilar un catamarán en la Costa Brava, no puede faltar una visita al cabo de Creus, un entorno rocoso que ha sido fuente de inspiración de numerosos artistas, un lugar ideal para tener un momento romántico. Su faro es el lugar más reconocible y desde allí parten las excursiones y rutas que se pueden recorrer en este parque natural. Además, no hay lugar mejor para conocer lo que es la tramontana, ese viento que es capaz de volver locos a los seres humanos.

Tossa de Mar

Otra de las localidades emblemáticas de la Costa Brava. Una ciudad amurallada con siglos de historia. Un buen punto de partida es subir al faro de Tossa de Mar, desde donde podréis disfrutar de unas vistas que invitan a ver pasar las horas y disfrutar del dolce far niente. Un paseo intramuros os permitirá vivir de primera mano el atractivo del lugar. Más allá de las murallas se encuentra el barrio pesquero, tan bonito como humilde.

Begur

Pequeñas calas, extensos pinares, ambiente pesquero… Begur es otra de las poblaciones en las que dejarse llevar por su calma. Eso mismo debió pensar la célebre bailaora flamenca Carmen Amaya, que se quedó a vivir en este pueblo catalán que aún conserva ese aire típicamente mediterráneo de hace más de medio siglo.

Pals

Pals es el pueblo medieval por antonomasia de la Costa Brava. Pasear por sus calles es un viaje en el tiempo. Entre sus callejuelas es fácil imaginarse como un noble caballero o una dama de buena familia. Sus arroces son muy afamados, así que es un buen lugar para hacer una parada y degustar uno de los platos típicos de la zona. Pero hay más localidades que merecen la pena, lugares como Palafrugell, Tamariu, las islas Medas, Peratallada, L´Escala…

Total
0
Shares

Artículos relacionados

Leer más

Paradores en Asturias

Paradores en Asturias para disfrutar de una escapada románticas a Asturias y los mejores planes en pareja en cada uno de ellos